sábado, 3 de enero de 2015

La boca enorme
del invierno, su aliento
en los cristales.


1 comentario:

Dany Aragonés dijo...

Lo veo. Eso es siempre buena señal.